El estrés es mi peor enemigo, debo de admitir que soy una persona aprensiva, de todo me preocupo. He intentado practicar yoga, hacer ejercicio, leer, etc. Ninguno de estos me ha funcionado, quizá porque no me hago el espacio para poder ser constante en estas disciplinas.

Platicando con unas amigas me recomendaron asistir a terapias de biomagnetismo; por lo que me puse a investigar al respecto:

Estas terapias consisten en nivelar el PH (conocido como nivel de acidez) a un punto de neutralidad, ya que cuando algo no funciona bien en nuestro cuerpo el pH se altera volviéndose ácido o alcalino; es así que la terapia se enfoca en la identificación de puntos de energía alterados en el cuerpo humanos que provocan enfermedades, estrés, angustia, etc. Se identifica el desequilibrio entre cargas positivas y negativas, el biomagnetismo corrige la alteración iónica y retorna al punto de equilibrio ya que la polaridad negativa es capaz de impactar a una carga patológica que se anula al encontrarse con la carga positiva.”

Algunos de los beneficios de esta terapia son:
• Incrementa tu energía
• Regula desordenes hormonales
• Promueve la perdida de peso
• Incrementa la energía
• Mejora el metabolismo
• Reduce la inflamación
• Alivia la fatiga crónica
• Mejora el descanso nocturno
• Reduce el dolor

Con el propósito de corroborar lo anterior asistí a una de ellas, al estar esperando mi turno una señora que se sentó junto a mí, quién me compartió su testimonio.

“Me sentía muy desmejorada, tenía más de 8 días que no dormía bien, dormía aproximadamente 1 hora diario por la noche en lapsos, lo peor es que no tenía sueño solo que cada día me sentía agotada, obviamente eso hizo que mis defensas bajaran y me hiciera más vulnerable a enfermedades, en quince días me enferme 2 veces de gripe, me miraba al espejo y veía a una mujer apagada y acabada, !!Esa no era yo!! Ello aun dado a que hace unos semanas me habían realizado dos cirugías en la pierna y para la recuperación me habían enviado a terapia de rehabilitación, y pues con este estado de ánimo ni ganas de ir a la terapia lo que me ocasionó que me sintiera la pierna pesada y con dolor. Una noche de esas que no podía dormir recordé que una amiga hacia unas semanas me comento que había ido a terapia de biomagnetismo, en ese entonces no le preste mucha atención, sin embargo, ella me envió la información y esta es mi segunda sesión, señalando que en su primer consulta experimento lo siguiente:

Les comento que desde que ingrese al consultorio donde se imparten estas terapia, sentí mucha tranquilidad, todo el lugar está muy en armonía con lo que allí se práctica, el Terapeuta me explico en qué consisten, me coloco imanes y repaso cada parte de mi cuerpo y donde idéntica alguna distorsión coloca más imanes, los deja un promedio de 30 a 35 minutos, posteriormente los retira y te explica que parte del cuerpo es la que encontró en desequilibrio.

Me comentó que al salir de la terapia sintió una mejoría notoria, la pierna la sentía ligera, sin dolor, y esa noche y las subsecuente pudo dormir y descansar y lo más importante a raíz de esta terapia se siente con mucho más energía.

Debo de admitir que concuerdo con el testimonio de la señora. Al salir de la terapia sentí un cambio en mí, es decir, que mi cuerpo se sintió relajado y efectivamente con mucho más energía, como si te ¡cargaran la pila!.

La terapia consiste en la colocación se imanes en las partes del cuerpo que se encuentran afectadas; tiene una duración aproximada de 40 a 50 minutos por sesión, no tocan una sola parte de tu cuerpo, únicamente los imanes.

En el siguiente link se muestra el antecedente y su descubridor, es muy importante no dejarse engañar por charlatanes, que mejor que la terapia te la impartan los discípulos del descubridor del biomagnetismo.

Más info.:
http://www.biomagnetismo-cuernavaca.com/biomagnetismo-cuernavaca-m-xico.html

Contacto:
Consultorio. 3229090
Cel. 777 2706108
DF. 45936482

Costo: $350.00 por sesión, se recomienda una sesión cada mes o más dependiendo de la patología del paciente.

Por Mario Sierra en colaboración con Alma Valeria Díaz.