En Grecia no solo podrás descubrir sus tesoros históricos y culturales sino también disfrutar de las más bellas islas y playas.

Paxos

Muy cercana a Corfù, la segunda más grande entre las islas iónicas, se encuentra la minúscula, menos conocida pero absolutamente maravillosa Paxos. Un oasis de tranquilidad perfecta para los enamorados en búsqueda de intimidad, que encontrarán espléndidas playas y restaurantes que sirven pescado fresco en Gaios, el centro principal. El momento mejor para gozar de la atmósfera mágica es la tarde, cuando los grupos de turistas desembarcados desde Corfù para una excursión diaria se vuelven y vosotros os podréis sentar en una mesa de una taberna para beber un ouzo.

paxos

Santorini

Si buscas la mezcla perfecta entre los ingredientes enumerados al principio del artículo, unidos a una pizca de romanticismo y a un poco de vida nocturna que nunca está de más de vacaciones, entonces ésta es la isla justa. De origen volcánico, las ásperas playas negras contrastan con el azul del mar y el blanco de las casitas de Fira, pueblecito situado sobre la ladera Oeste de la isla desde el cual gozar de ocasos impresionantes.

santorini

Mykonos

Es obvio decir que Mykonos es la elección mejor para quien quiere estar de fiesta. La atmósfera vacacional y las ganas de diversión se adueñan de cualquiera que desembarque sobre esta isla, que se ha vuelto con los años entre las más populares de la entera Grecia. El turismo no ha destrozado por suerte la belleza de los paisajes, con las pintorescas casas y callejuelas de arquitectura cicladica y el mar cristalino. Cavando un poco más allá de las apariencias, el alma de Mykonos permanece aquel de la tradicional aldea de pescadores.

mykonos

Skyros

En el archipiélago de las Espóradas, en la parte occidental del Mar Egeo, Skyros es la más grande y probablemente la más tranquila entre estas islas. Aquí no hay vida nocturna, pero durante el día podrás alquilar una bicicleta o un ciclomotor y merodear por las callejuelas interiores hasta entrever una playa al horizonte. La parte Norte es verde y ondulada, mientras que la parte sur es árida y desnuda. ¡Un contraste que hará que te enamores!

skyros

Milos

La estatua de la Venus de Milo, uno de los símbolos de la belleza clásica por excelencia, ha sido descubierta aquí. Y no es difícil entender de donde haya venido la inspiración: la pequeña Milos es en efecto un verdadero paraíso. Todavía fuera de los circuidos del turismo de masa, esta isla en el suroeste de las Cicladas está caracterizada por un paisaje lunar, con rocas y terreno blanco. Pero su punto de fuerza son las playas: 70 bahías, muchas de las cuales escondidas, todas tan bonitas de dejar sin aliento.

milos


Por Daniela Olguín en edición de Mario Sierra

Daniela Olguín