Photo by Mario Sierra

De pronto aparecí en lo que podría describir como un pequeño poblado estilo europeo lleno de encanto y misterio. Es como si me hubiera regresado en el tiempo y hubiera despertado en un cuento de hadas, puedo decir que simplemente, me enamore a primera vista de Washington D.C

Una ciudad llena de casitas y construcciones estilo holandés e italiano con un encanto único, en el aire se respira orden, cultura, historia y limpieza. Se me figuró como una tierra lejana llena de pequeños reinos con sus monarcas y palacios. Al caminar por las calles de esta ciudad puedes apreciar “pequeños palacios” que son las embajadas y consulados de cientos de países de alrededor del mundo. 

Mi primer vista fue a la librería del Congreso, un hermoso edificio construido en el año de 1800 y alberga una de las colecciones de documentos valiosos más grande del mundo, contando con más de 36 millones de libros en 470 idiomas, dentro de sus tesoros se encuentra la Biblia de Gutenberg en perfecto estado e instrumentos como el Stradivarius Betts.

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra

Después visite la Corte Suprema de los Estados Unidos, un majestuoso recinto que data de 1935, construido con más de 40 columnas de mármol y unas impactantes puertas de bronce, es el tribunal de mayor rango en los Estados Unidos compuesta por un juez presidente y 8 jueces asociados, nombrados por el presidente de Estados Unidos. La Corte posee la facultad de revisión judicial y la facultad de declarar inconstitucionales leyes federales o estatales y actos de los poderes ejecutivos federal y estatales. Sus decisiones no pueden ser apeladas.

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra

Visité el Capitolio y el Congreso de los Estados Unidos, edificio construido en 1800 y que alberga La Cámara de Representantes y el Senado, en este edificio los órganos del gobierno se reúnen a redactar las leyes de la nación, es donde el Presidente de los Estados Unidos toma posesión y pronuncia los discursos sobre el Estado de la Unión.

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra

Debo contarles que tuve la increíble oportunidad de entrar a la casa de los representantes cuando ésta se encontraba en función, fue algo sumamente impresionante el ver como discutían los tratados y leyes del país y por lo cual estoy muy agradecido, ya que es muy complicado tener una oportunidad como esta, después de muchos filtros de seguridad y por supuesto la retención de mi teléfono celular y mi cámara pude sentarme dentro de la impactante sala a observar como trabajaban los representantes, fue una experiencia única. Estos edificios se encuentran rodeados de jardines y lagos con unas vistas hermosas llenas de naturaleza. El jardín botánico de Washington es un verdadero spa visual que no puedes dejar de visitarlo, adornado con banquitas donde podrás sentarte a contemplar las hermosas plantas y árboles selváticos que tienen.

Washington se encuentra invadido de cultura y sus grandes museos son una muestra de ello, el Museo del Aire y del Espacio está increíble con cientos de aviones y naves espaciales de todos los años y cuenta con una pantalla IMAX, en la cual vi el documental del viaje al espacio y te muestra grabaciones y expediciones al espacio, salí maravillado. También está el Museo de la Historia Americana, el Museo de las Fuerzas Armadas, el Museo de Historia Natural, el Museo de National Geographic, entre muchos otros.
Sin duda el museo que más me gustó a mí fue el National Gallery of Art, ya que alberga una colección impactante de obras como la de los artistas Claude Monet, Édouard Manet, Camille Pissarro, Vincent van Gogh, Pablo Picasso y Leonardo da Vinci.

Un paseo obligatorio podría decir que es el de los jardines de los Memorials, cientos de hectáreas de jardines que esconden enormes mausoleos de distintos Presidentes de los Estados Unidos y héroes de guerra, el más representativo es el del Presidente Lincoln. Este recorrido lo hice en bicicleta mientras rodeaba un enorme lago lleno de árboles de cerezo con flores color rosa pastel, observando desde cualquier punto del recorrido el imponente Obelisco monumento de Washington. 

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra

Hay dos pequeños poblados que están increíbles, el primero que visite de llama George Town, lugar donde la mayoría de los residentes de Washington realizan sus actividades sociales, está lleno de restaurantes, tiendas de ropa, cafeterías y bares, yo visite un lugar único llamado “Tryst”, un lugar que no podrás creer pues es cafetería, restaurante, bar, y lounge y en el mismo piso hay una barra de postres con máquinas enormes de cafés y tés, una barra llena de cockteleria, bartenders y botellas de todo tipo, un escenario donde hay una banda tocando en vivo, y chimeneas con salas donde puedes tomar café.

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra


Yo veía gente cenando, gente bailando, gente tomando café, gente en citas románticas, con amigos, con familia, mis ojos no podían creer lo que veían jajaja, lo recomiendo mucho así como una cupcakeria llamada GeorgeTown Cupcake, es famosa en todo el mundo ya que todos los días de la semana cambia el menú de cupcakes. El otro pueblito se llama El Puerto de Alexandria, un lugar hermoso lleno de tiendas de ropa, cafeterías y restaurantes a la orilla del puerto donde puedes observar las embarcaciones y la hermosa vista. 

George Town Cupcake

Photo by Mario Sierra

Washington es una ciudad llena de personas de todas partes del mundo, así que podrás encontrar una gran variedad de restaurantes con una sazón original y mucha historia cultural. 

Photo by Mario Sierra

Photo by Mario Sierra

Para cerrar este capítulo les contare de mi lugar favorito que visite ahí, La Casa Blanca, residencia del Presidente de los Estados Unidos y oficinas gubernamentales del Estado, sencillamente es espectacular totalmente distinto a como me la había imaginado, no les cuento mucho pues es una experiencia que tienes que vivir, sin duda regresare a Washington D.C, lo ame!!!!